Un importante pozo de época íbera ha paralizado el trazado de la carretera A-305

El foso es del siglo IV o V a.C, presenta unas escaleras de acceso y su profundidad ronda los cinco metros. Las soluciones que baraja la JUnta son trasladar todos los restos o modificar el trazado de la A-305.
Una las actuaciones en materia de carreteras incluida en el Plan Más Cerca de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda -la Variante de la A-305 a su paso por Valenzuela- ha quedado temporalmente en suspenso tras el hallazgo de unos restos arqueológicos de importancia. El delegado del ramo en Córdoba, Francisco García Delgado, ha señalado que se trata de un pozo de grandes dimensiones localizado en la nueva trazada de la carretera A-305 y apuntó que “esperaremos” a la conclusión de los informes de los arqueólogos para ver “qué solución podemos adoptar”.
Según ha podido conocer El Día, el pozo hallado durante la ejecución de las obras es una fosa de origen ibero, de entre los siglos IV y V antes de Cristo y que presenta unas dimensiones de unos cuatro metros de ancho por cinco de profundidad. Los restos encontrados llevan a pensar que se trató de una infraestructura de relevancia en la zona, ya que incluso cuenta con una escalera de acceso al mismo. Este pozo se localiza a un kilómetro escaso del Cerro Boyero, donde se tiene constancia de la existencia de un antiguo poblado ibero, por lo que el análisis del material encontrado en el interior dará más pistas sobre el uso y utilidad de infraestructura para la población de la época. Pese a que el foso estaba ciego y lleno de cerámicas y piedras, las lluvias del pasado invierno volvieron a llenarlo, hasta el punto de que los técnicos encargados de su estudio se vieron obligados a sacar el líquido del pozo con una bomba de agua.
Francisco García Delgado indicó que este pozo se incluye en uno de los cinco yacimientos arqueológicos que se han encontrado durante la ejecución de la Variante de Valenzuela, de los que dos están en la provincia de Córdoba y tres en la de Jaén, de ahí que en las excavaciones estén participando arqueólogos de la Junta de Andalucía en ambas provincias. No obstante, los primeros análisis apuntan que el pozo ibero es el de mayor relevancia, mientras que en el resto de yacimientos sería posible una solución técnica para la continuación de las obras más sencilla. De hecho, aunque será la Consejería de Obras Públicas y Vivienda la que determine cómo continuar las obras en la A-305, hasta ahora sólo se plantean dos posibles soluciones antes este hallazgo. La primera sería la de modificar el trazado de la Variante de Valenzuela, de manera que se bordeara este yacimiento. La otra opción es la de desmontar todo el pozo y trasladarlo a algún punto en el que se pueda visitar y poner en valor desde el punto de vista turístico.
En la provincia de Córdoba ya ocurrió algo parecido cuando se construía la nueva Autovía de Málaga y se localizaron restos iberos de gran valor a la altura de Montemayor. En este caso, el Ministerio de Fomento optó por una modificación del trazado y bordear el yacimiento.
Fuente de información: Arqueólogos ning.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Antigua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s