La sexualidad prehispánica incluía numerosas prácticas censuradas por los conquistadores

Los pueblos prehispánicos de Mesoamérica permitían la poliginia 1, la sodomía 2 y hasta la pedofilia 3, aunque castigaban con la mutilación o la muerte el adulterio y otras transgresiones, según el editor de la revista Arqueología Mexicana, Enrique Vela.
El arqueólogo explicó que la sexualidad entre los pueblos anteriores a la colonización fue un asunto censurado por los conquistadores debido a que consideraron pecaminosa la sexualidad abierta, aunque los primeros cronistas rescataron en sus escritos diversos aspectos de prácticas sexuales que vieron al llegar al nuevo territorio.
El número de la revista del bimestre julio-agosto recoge estudios de varios especialistas sobre diversos aspectos de la sexualidad prehispánica, como la homosexualidad entre los mayas, la masturbación ritual en Centroamérica, la sexualidad en la tradición mesoamericana o las transgresiones sexuales.
Vela dijo que durante siglos estos asuntos no se trataron y numerosos vestigios de temática sexual fueron ocultados al público, entre ellos los falos gigantes de la huasteca o de los mayas, así como imágenes sobre homosexualidad y otras alusiones sexuales.
En su opinión, no todos los pueblos antiguos compartían las prácticas sexuales, pues la reserva de los mexicas contrastaba con la liberalidad sexual de los huastecos o totonacos -que permitían la sodomía y la pederastia- o con la de otros grupos como los otomíes, yaquis o los grupos que ellos denominaban chichimecas.
Vela recuerda que esta liberalidad fue recogida por los primeros cronistas de la conquista y señala un episodio con tintes de leyenda de Fray Bernardino de Sahagún que reproduce el número de Arqueología Mexicana.
Se trata de un pasaje de la Historia General de las cosas de Nueva España, de Fray Bernardino de Sahagún, que recoge numerosos testimonios de la sexualidad entre las sociedades prehispánicas.
Uno de ellos trata sobre el enamoramiento de una princesa tolteca atraída por un vendedor de chiles de la huasteca, cuyos pobladores mostraban propensión a la liberalidad sexual y a la desnudez.
En ese relato la hija del señor de los Toltecas estaba en el mercado “y vio al dicho tohueyo (vendedor) desnudo y el miembro genital. Y después de lo haber visto, la dicha hija entróse en palacio y antojósele el miembro de aquel tohueyo, de que luego comenzó a estar muy mala por el amor de aquello que vio”.
Sahagún cuenta que el padre ordenó buscar y traer al vendedor al que obligó a “sanar” sexualmente a la hija y a casarse con ella.
Otra historia citada por Fernando de Alva Ixtlixochitl es la de una princesa mexica hija de Axayacatl, que fue entregada a Nezahuallpilli, tlatoani de Texcoco e hijo del legendario Nezahualcoyotl.
Esta princesa, cuenta De Alva, comenzó a ordenar en secreto que buscasen “cualquier mancebo galán y gentil hombre acomodado a su gusto y afición para que se aprovechase de ella y, habiendo cumplido su deseo, lo hacía matar y luego mandaba hacer una estatua de su figura o retrato”, que colgaba en una sala.
En una ocasión el rey descubrió a la joven en un encuentro amoroso con tres de sus galanes y ordenó matar a la princesa, a sus galanes y a todos los sirvientes que participaron en esos hechos.
Otra de las prácticas prehispánicas fue la homosexualidad, que fue recogida en numerosos testimonios de los misioneros y en las mismas Cartas de Relación del mismo Hernán Cortés, quien escribió: “hemos sabido y sido informados de cierto que todos son sodomitas y usan aquel abominable pecado” que consideraban “nefando contra natura”.
Entre los grupos mexicas se distinguía al homosexual activo del pasivo. Mientras que el activo seguía representando su rol genérico masculino, el pasivo, al ser penetrado en el acto sexual, violaba su rol de hombre y se feminizaba.
Por este motivo, al pasivo le sacaban las entrañas y le prendían fuego, en tanto que al activo lo enterraban con ceniza y ahí moría.
El adulterio era uno de las principales transgresiones y la revista señala que entre los cronistas existen numerosas referencias a la pena de muerte por adulterio, aunque también se dejaba en ocasiones que el castigo lo aplicara el mismo marido, quien arrancaba a mordiscos la nariz a su esposa y al amante.
Sobre la prostitución, entre los mexicas fue ambivalente, pues por un lado la prostituta era estigmatizada y repudiada socialmente, pero por otro su actividad era tolerada, pues no había penas judiciales contra ella.
Fuente de información: Arqueólogos.ning
Información adicional:
1 poliginia: forma común de poligamia. Tipo de relación en la que un varón tiene dos o más esposas al mismo tiempo.
2 sodomía: Comúnmente utilizado para describir el acto del sexo anal entre heterosexuales u homosexuales y las demás prácticas homosexuales masculinas.
3 pedofilia: Consiste en la excitación sexual que se obtiene a través de actividades sexuales o fantasías con niños.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia precolombina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La sexualidad prehispánica incluía numerosas prácticas censuradas por los conquistadores

  1. Las relaciones prehispánicas no eran propiamente monógamas, también se permitía la poligamia, y ésta la prácticaban básicamente las personas de mayor rango social, es decir la clase noble.
    Según María Isabel Morgan, autora del libro “Sexualidad y sociedad en los aztecas” indica que “la concepción de la poligamia prehispánica establecía que el señor, su mujer principal y sus mujeres secundarias formaban una sola familia, a la cual se le proporcionaba apoyo y protección, y en donde las mujeres secundarias y sus hijos no eran objeto de estigmatización social”.
    Este pueblo guerrero sólo permitía dos maneras de relaciones sexuales, las que estaban dentro del matrimonio y, otras, muy particulares, entre guerreros y sacerdotisas, estas últimas dedicadas a la prostitución ritual. Ellas estaban protegidas por la diosa Xochiquétzal y se presentaban adornadas y maquilladas para ofrecer a su pareja sexual algunos alucinógenos y afrodisiacos que ayudaban a estimular el apetito sexual. Este tipo de encuentros sexuales eran comunes antes de que los guerreros fueran de batalla. El adulterio, sin embargo era severamente castigado, a exepción de los rangos sociales más altos.
    Cada aspecto de la vida sexual estaba asociado a un dios diferente, como ya lo mencionamos anteriormente. Así, Xochipilli era el dios de las flores, del amor, y de las relaciones sexuales ilícitas; al igual que la diosa Xochiquétzal, quien, además de ser diosa del amor, la fertilidad y los embarazos, era protectora de la prostitución (que era lícita). Por su parte, Tlazoltéotl era la diosa del placer, la voluptuosidad, y los pecados carnales, ella protegía a las parturientas, a las parteras, a los hechiceros relacionados con el mundo amoroso y a los hombres de intensa actividad sexual.
    Cito otro párrafo del libro Sexualidad y sociedad azteca que señala que entre las deidades más importantes de la sexualidad eran Tlazolteotl, Xochiquétzal y Xochipilli; sin embargo, como un estrecho lazo ligaba las relaciones sexuales con la reproducción de todo el mundo de la naturaleza, igualmente estrechos eran los nexos entre estas deidades y las que representaban fenómenos naturales que de alguna manera influían en la reproducción.”
    Por Eréndira Estrada

  2. TresLeches dijo:

    La mayoría de las noticias sobre los pueblos precolombinos provienen de las crónicas de la conquista de los españoles. Estos relatos deben tomarse con precaución, puesto que la acusación de sodomía era empleada para justificar la conquista, al igual que otras acusaciones reales o inventadas, como los sacrificios humanos, el canibalismo o la idolatría. Puesto que tanto los defensores de los indígenas como los que se les oponían manipulaban la información a su parecer, unos tratando de minimizar la incidencia de la sodomía y otros exagerando las historias, resulta imposible hacerse una imagen adecuada de la homosexualidad en el México precolombino. A esa conclusión llegó el historiador Antonio de Herrera, tan temprano como en 1601.
    Entre los pueblos indígenas americanos estaba generalizada la institución del berdache. Los berdaches, inicialmente considerados hermafroditas por los conquistadores españoles, eran hombres que tomaban funciones y comportamientos femeninos. También llamados “dos espíritus”, no eran considerados ni hombres, ni mujeres por sus sociedades, sino que eran considerados como un tercer sexo y a menudo tenían funciones espirituales. Los conquistadores los consideraban a menudo como la parte pasiva de los homosexuales y fueron tratados con desprecio y crueldad.
    Los mayas
    Los mayas eran relativamente tolerantes con la homosexualidad. Se sabe de fiestas sexuales entre los mayas que incluían el sexo homosexual, lo que no impide que la sodomía estuviese condenada a muerte en horno ardiente.
    La sociedad maya consideraba la homosexualidad preferible al sexo prematrimonial, por lo que los nobles conseguían esclavos sexuales para sus hijos.
    Los mexicas
    Los mexicas o aztecas eran extremadamente intolerantes con la homosexualidad, a pesar de que algunos de sus rituales públicos tenían tintes homoeróticos. Así, por ejemplo, adoraban a la diosa Xochiquétzal, que bajo su aspecto masculino, con el nombre de Xochipilli, protegía la prostitución masculina y la homosexualidad. La historia mítica del pueblo azteca se dividía en cuatro «mundos», de los cuales el anterior había sido «una vida fácil, débil, de sodomía, perversión, del baile de las flores y de adoración a Xochiquétzal», en la que se habían olvidado las «virtudes masculinas de la guerra, la administración y la sabiduría». Es posible que esta historia hiciera referencia a los toltecas. El autor Richard Texler, en su libro Sex and the Conquest, afirma que los aztecas convertían a algunos de los enemigos conquistados en berdaches, siguiendo la metáfora de que la penetración es una muestra de poder.
    La ley mexica castigaba la sodomía con la horca, el empalamiento para el homosexual activo, la extracción de las entrañas por el orificio anal para el homosexual pasivo y la muerte por garrote para las lesbianas.
    Algunos autores afirman que estas estrictas leyes no eran empleadas en la práctica y que los homosexuales eran relativamente libres. Por ejemplo, citan crónicas españolas que hablan de sodomía generalizada que incluía a niños de hasta 6 años o de niños que se vestían como mujeres para ejercer la prostitución. Las crónicas también hablan de actos religiosos en los que se practicaba la sodomía.
    La existencia del lesbianismo está atestiguada por la palabra náhuatl patlacheh, que denomina a mujeres que realizan actividades masculinas, incluyendo la penetración de otras mujeres, como revela la Historia general de las cosas de la Nueva España de Bernardino de Sahagún.
    Otros pueblos indígenas
    A pesar del puritanismo de los mexicas, las costumbres sexuales de los pueblos sometidos en el Imperio azteca variaban en gran medida. Por ejemplo Bernal Díaz del Castillo habla de homosexualidad entre las clases dirigentes, prostitución de jóvenes y travestismo en la zona de Veracruz.
    Los toltecas, por otra parte, eran extremadamente tolerantes con la homosexualidad.

    es.wikipedia.org

    • Gracias por ampliar la información acerca de las prácticas y la visión que se tenía sobre ellas. Siempre es bueno conocer más sobre aquello de lo que se habla.
      Es una interesante respuesta que no deja de facilitar la información sobre estas culturas.

      Un saludo!

  3. Anónimo dijo:

    SERIA INTERESANTE QUE APORTARAN; DESDE CUANDO EXISTE LA PEDERASTIA EN LA HISTORIA DE MÉXICO, YA QUE ESTE TEMA ES DE SUMA IMPORTANCIA PARA LA ACTUALIDAD, DEBIDO A LAS AGRESIONES QUE SE HAN SUSCITADO EN LOS ÚLTIMOS TIEMPOS, PARA ASÍ, COMPARAR LAS FORMAS DE TOLERANCIA Y RESTRICCIONES DE ESTA PRACTICA. YA QUE EN LA ACTUALIDAD LAS SANCIONES A ESTA CONDUCTA SON DEMASIADO BLANDAS PARA LOS ACTIVOS Y MUY PERJUICIOSAS PARA LAS VICTIMAS PASIVAS Y CONSANGUINEOS DE ESTE ÚLTIMO.

  4. mensajero de la noche dijo:

    puedo decirte que la pederastia ha sido parte fundamental en las civilizaciones antiguas como egipto e hizo que esa sociedad progresara de una forma muy avanzada. No lo veían mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s