Los fenicios en Oriente

Este es el nombre que los griegos dieron a los habitantes de la bíblica Canaán. Ellos se llamaban a sí mismos cananeos o, simplemente, se denominaban con el gentilicio de su ciudad de origen (tirios, sidonios…), ya que no se consideraban una nación, sino pueblos independientes. Este es el sistema que utiliza Homero para nombrarlos en sus obras. El nombre griego puede venir de “phoinix”, que significa tanto palmera como rojizo. No había muchas palmeras en Canaán, así que la segunda opción es la más acertada. Se cree que los griegos los llamaban así por el color rojizo de su piel. Además, de “phoinix” también proviene el término “púnico”. Lo que les da la unidad como cultura es la lengua, la etnia y la religión, pero los fenicios nunca forman una entidad política unificada.
Es en el norte de Palestina, en la franja costera del Líbano, habitaba este pueblo de lengua semita, desde el año 2500 a. C. Las dos cordilleras paralelas del Líbano y del Antilíbano, con la estrecha franja de la costa, conformaban toda Fenicia.                                                       Es difícil hablar de la identidad de un pueblo porque es algo que depende de la elección del individuo. Además, no tenemos textos que nos expliquen qué sentían los fenicios con respecto a su cultura o sus etnias. La llegada de los pueblos del mar provocó cambios en todos los imperios orientales y Fenicia no es diferente. A Fenicia llegan arameos (nómadas semitas) por el desierto, hebreos (semitas pastores) desde Egipto, y filisteos (un pueblo del mar), que se instalan en la costa sur, la actual Palestina.
S. Moscati dice que los fenicios no tenían una conciencia de pueblo hasta ese momento. Es una conciencia de grupo negativa, es decir, saben lo que no son: no son arameos, hebreos ni filisteos. También empezaron a percibir lo que los fenicios tenían en común entre ellos: la lengua, la religión, la forma de gobierno en las ciudades, la idea de colonizar occidente…
Respecto a las ciudades, especialmente las más antiguas, se conoce muy poco pero el modelo urbanístico suele ser similar: espacios relativamente pequeños y muy poblados. Los asentamientos son pequeños porque el paisaje tiene cambios muy abruptos donde los altos montes, en ocasiones, llegan a la costa.
Por lo que se refiere a la cultura fenicia, las fuentes escritas son, en muchas ocasiones, factores fundamentales y necesarios que tener en cuenta con el fin de conocer más sobre la cultura. Sin embargo, en el caso de este pueblo prácticamente no hay estas fuentes de manera directa, sino que más bien todo lo conocemos por relatos de otros pueblos cercanos.
Tenemos fuentes indirectas muy importantes y variadas (egipcias, hebreas…). Las más cercanas son las hebreas (Antiguo Testamento), las clásicas (grecorromanas) y las asirias. Hay pocas fuentes egipcias porque, tras el desastre causado por los pueblos del mar, muchos pueblos se replegaron dentro de sus fronteras y no producen mucha documentación internacional. Una de las pocas noticias egipcias sobre los fenicios es el relato de Uenamón: éste es un mercader egipcio que va a Fenicia a comprar madera y es atacado por unos piratas. Uenamón presenta sus quejas al rey fenicio, pero éste no le hace caso e incluso se burla de él. Esto demuestra la debilidad de Egipto en ese momento.
Los testimonios del Antiguo Testamento presentan problemas de interpretación y de dispersión de datos porque se escribió a lo largo de cinco o seis siglos. Además, los hebreos son monoteístas y tienen muchos prejuicios contra los fenicios por ser politeístas. La hostilidad religiosa se produce porque los fenicios son los vecinos más cercanos y suponen un peligro porque pueden contaminar las creencias de los hebreos. Por esa razón las fuentes hebreas son poco fiables y hay que utilizarlas con cuidado. Aún así, hay muchos tratados en hebreo, así que dan una información muy importante sobre los fenicios.
En cuanto a las fuentes griegas, hay muchos textos y de una cronología muy amplia. Se ve un cambio en la percepción de los fenicios por parte de los griegos a lo largo del tiempo: los textos antiguos los admiran por su astucia, su comercio y su artesanía. Sin embargo, después los fenicios son tratados como gente malvada porque son competidores comerciales y aliados de los persas (la marina dirigida por Persia está formada por fenicios porque los persas no tienen flota). Cuando Alejandro Magno conquista Fenicia ésta se heleniza y deja de verse como territorio enemigo.                                                                              Las fuentes latinas no sirven para tratar sobre los fenicios porque son muy tardías. No se habla de Fenicia hasta la época del imperio, aunque son muy importantes para conocer el momento final de los púnicos. Los textos latinos pro-púnicos no han llegado hasta nuestros días pero se sabe que existieron. Con estas fuentes también hay que tener cuidado porque los púnicos eran enemigos políticos de los romanos y la publicidad en su contra se incluye en muchas obras.
Los asirios controlaron durante casi dos siglos muchas partes de oriente, incluida Fenicia, así que hay muchos textos (tratados, cartas, decretos…). El problema es que los asirios tienden a exagerar sus conquistas, por eso sus testimonios no se toman al pie de la letra. Sin embargo, se usan mucho porque aportan elementos de cronología (nombres de reyes). Por último, la información directamente fenicia proviene de esculturas, monedas, etc.
Así, según los distintos métodos empleados para datar una cultura en una época concreta, se puede dividir la historia de Fenicia en tres grandes periodos:
Independencia: 1100-850 a.C. Recuperación tras la llegada de los pueblos del mar. Sidón emerge, pero pronto es sustituida por Tiro. Esta ciudad se convierte en el eje de la coalición entre los fenicios y aparece muy citada en la Biblia.
Dependencia de Asiria: 850-576 a.C. En el 850 se produce la invasión asiria. Los asirios destruyen lo que no necesitan, pero a los fenicios les dejan mantener sus instituciones a cambio de tributos. La explicación a esto es que los asirios no tienen flota y necesitan la de los fenicios. Por otro lado, los tributos se pagan en plata y ésta es escasa en oriente, así que esto ayuda a la expansión colonial fenicia por occidente (búsqueda de plata en lugares ricos en ella, como Andalucía y Cerdeña).
Integración en el Imperio Persa: 576-332 a.C. Los persas colonizaron y destruyeron muchas ciudades asirias y fenicias, como Tiro. Se produce la pérdida de poder de asirios y fenicios, y Fenicia se acaba integrando en una satrapía persa. La cultura se mantiene pero los gobernantes fenicios dependen de Persia. Sidón vuelve a cobrar importancia gracias a los persas. No obstante, se producen tensiones porque los persas no son benignos, así que los fenicios se rebelan y los persas llevan a cabo una dura represión. Esta situación favorecerá la entrada de Alejandro Magno en Fenicia.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueologia, Edad de Bronce, Historia Antigua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los fenicios en Oriente

  1. nery dijo:

    que cali…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s