Proyecto Qubbet el-Hawa (Asuán, Egipto)

Si las iniciativas españolas en Egipto están protagonizadas, sobre todo, por el Proyecto Djehuty y la campaña de Heracleópolis Magna, que no piense el amable lector que son únicas. Algunos también destacarían los trabajos de Josep Padró en Oxirrinco o los de la Fundación Arqueológica Clos en Sudán y Meidum, pero afortunadamente hay más. La Universidad de Jaén, con apenas 17 años de historia, viene demostrando su impulso investigador con una campaña arqueológica en Egipto desde el año 2008. En este mes de Septiembre se ha iniciado la tercera temporada de excavaciones en Asuán, en concreto en la necrópolis de Qubbet el-Hawa. Allí los estudiosos de la universidad jienense han conseguido la concesión de excavación, bajo los auspicios del Consejo Supremo de Antigüedades, de dos tumbas y la conservación de una tercera. (Click aquí para ver visita panorámica de la necrópolis de Qubbet el-Hawa)
Los trabajos de campo, que se van a extender a lo largo de este mes, tienen un primer objetivo en el estudio y restauración de tres sarcófagos de madera policromada para su mejor conocimiento –cronología, pertenencia, etc.- y preservación. Con el equipo al completo –dieciocho personas de los centros universitarios de Jaén, Granada, Madrid y del CSIC-, dirigido por el profesor Alejandro Jiménez Serrano, del Departamento de Historia Antigua, se pasará a trabajar en las tumbas, denominadas QH33, QH34 y QH34h de la necrópolis. La designación numérica se basa en la ignorancia del nombre de los promotores de los enterramientos. Lo que se ha podido averiguar hasta ahora, no obstante, es muy prometedor. En la primera, la número 33, los elementos muebles arrojan una cronología en torno al año 1850 a. C., durante la XII Dinastía en el Reino Medio –una época de esplendor– presentando un pozo interior de más de 10 metros de profundidad que se encuentra cegado. Las exploraciones preliminares apuntan a que el lugar no fue expoliado –aunque sí reutilizado en dos épocas distintas, a las que pertenecerían los tres sarcófagos de madera–, lo que supondría un enorme caudal de información por los restos en sí y por la posibilidad de observar el contexto.  (click aquí para visita virtual a la tumba QH33.)
La QH34 más que un enterramiento es un conjunto de considerables dimensiones: 33 metros de largo por 8 de ancho. Hasta ahora apenas ha podido ser investigada, pero en el corredor central se han documentado una cierta cantidad de momias con una importante presencia de infantes de menos de diez años del 1700 a. C. –final del Reino Medio, XIII Dinastía o comienzos del Segundo Periodo Intermedio-. Finalmente se trabajará, con fines de restauración, en la tumba llamada QH34h, donde se ha encontrado nombre propio para su dueño y no uno cualquiera: Khunes, un alto funcionario, probablemente gobernador del lugar y que vivió sobre el 2100 antes de la Era –encuadrándose en la XI Dinastía, al final del Primer Período Intermedio.
La financiación, siempre necesaria, ha partido de los Ministerios de Innovación y Ciencia y de Cultura, así como de entidades privadas tales como la Caja Rural de Jaén y las empresas OCA y Guillermo García Muñoz S. L. El progreso de las excavaciones puede seguirse en la página web: http://www.ujaen.es/investiga/qubbetelhawa/intro.php.
Fuente de información: el reservado.es
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Antigua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s