Encontrada una espada andaluza de la Edad de Bronze

Si Inglaterra tuvo su Excálibur y el reino de los francos Durandarte, como espadas de leyenda, España siempre ha enseñoreado su Tizona y su Colada –si bien esta última todavía provoca polémicas por su identificación-. Sin embargo, las espadas del Cid, por venerables que sean, no se cuentan, como bien supondrá el lector, entre los ejemplos más añejos de su tipo en las tierras de Iberia.
Desde hace décadas, los arqueólogos e investigadores han sacado a la luz vestigios de tiempos de los romanos y muy anteriores, como los ejemplos de las famosas falcatas o las espadas atlánticas. En este mes de Octubre de 2010 los medios de comunicación recogen un nuevo exponente encontrado en tierras andaluzas.
Francisco Contreras Cortés, Catedrático del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada y especialista, entre otras áreas, en la Edad del Bronce en el Alto Guadalquivir, ha notificado el descubrimiento de una espada de bronce en el yacimiento de Peñalosa (Baños de la Encina, Jaén), perteneciente a la llamada Cultura del Argar.
El arma de la que ha perdurado la hoja, pero sólo un fragmento argénteo del enmangue –ya que solían fabricarse en materiales orgánicos- consiste en una aleación de bronce de buena calidad –cobre y estaño- de unos 64 centímetros de largo con remaches de plata. Lo que más ha llamado la atención de los especialistas es que fue localizada fuera del contexto normal, que suele ser el de las necrópolis, formando parte del ajuar de algún personaje notable. Su aparición se ha dado en los restos de una vivienda bajo los vestigios del techo derrumbado, aunque también es cierto que existen 25 enterramientos domésticos en el poblado, vinculándose el mundo funerario al de la vida cotidiana. Aunque no es un caso único para los tiempos de la Edad del Bronce, esta espada proporcionará más información acerca de los conocimientos y técnicas metalúrgicas de la zona.
El lugar, que viene siendo estudiado por Contreras desde hace 7 años ha desvelado un interesante poblamiento del II Milenio a. C. Su posición, en un pequeño altozano de pizarra, formando terrazas en la orilla derecha del río Rumblar, colocaba el enclave en una enorme ventaja estratégica. La riqueza e interés de los restos han llevado a proceder a consolidarlo y prepararlo para su futura apertura al público.
Fuente de información: El reservado.es
Más info: http://www.ugr.es/~fccortes/investigacion/Proyecto%20penalosa/penalosa1.html
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Edad de Bronce, Historia Antigua. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s