Hallan restos de arquitectura doméstica celtibérica en el yacimiento de Las Eras

Los trabajos de arqueología realizados en el yacimiento de Las Eras, en Ciadueña (pedanía del municipio de Barca), en Soria, han deparado “magníficos hallazgos” de la arquitectura doméstica celtibérica, según informó la Delegación Territorial de la Junta en esta provincia.
La empresa Areco Arqueología ha sido la encargada de llevar a cabo esta campaña de excavación, centrada en la documentación de la vivienda principal y sus elementos arquitectónicos, documentando estructuras de tres viviendas celtibéricas adosadas, siendo la de mayor tamaño de una superficie en torno a los 90 metros cuadrados.
En el año 2008, al realizarse los trabajos de prospección arqueológica para la redacción del catálogo de la normativa de protección del patrimonio arqueológico en las Normas Urbanísticas del municipio de Barca, se descubrieron nuevos restos arqueológicos en la localidad de Ciadueña, que unido a los trabajos previos realizados, permitieron plantear una nueva interpretación del conjunto de yacimientos celtibéricos y romanos localizados en el entorno de dicho pueblo.
En las citadas prospecciones se observó que en toda la superficie roturada en la zona superior del pequeño altozano, donde se ubica el pueblo, aparecían numerosas cerámicas celtibéricas así como restos de adobes, piedras de molino, pesas de telar etc.
Un estudio a nivel microespacial de la topografía del enclave y las características uniformes de los materiales arqueológicos, permitieron concluir que toda la superficie del cerro correspondía con un único yacimiento de al menos cinco hectáreas, pudiéndose tratar de una ciudad de cronología celtibérica (siglo II a C.).
Fruto del estudio, se observó, además, que en el sector noroeste del altozano existía un pequeño valle que lo separa del siguiente relieve, que dada su regularidad y anchura constante, pudo tratarse de un foso artificial que defendía este sector.
En la misma zona, en el borde del yacimiento se observó también una pequeña elevación en todo su perímetro exterior, relacionada con el derrumbe de una posible muralla. A todo esto se sumó la presencia de un horno para cocer cerámica en el extremo sur del yacimiento.
Debido al interés del conjunto arqueológico localizado, se presento un proyecto de investigación al Servicio de Planificación y Estudios de la Dirección General de Patrimonio y Bienes Culturales de la Junta de Castilla y León para proseguir las actuaciones arqueológicas.
Dentro de este plan se encuadran las presentes excavaciones que han contado con una financiación de 44.000 euros y que han sido dirigidas por los arqueólogos Alberto Sanz, Juan Pedro Benito y Carlos Tabernero, contando, además, con la colaboración de Alfredo Jimeno, de la Universidad Complutense de Madrid, y dos geólogos de la Facultad de Ciencias de La Coruña.
Fuente de información: El Mundo
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Antigua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s