El misterio de la construcción de Stonehenge podría descansar sobre la técnica de rodamiento de bolas

Ingenieros neolíticos pudieron haber utilizado rodamientos de bolas (cojinetes) en la construcción de Stonehenge, ha sido propuesto hoy en día.
La misma técnica que permite a vehículos y maquinaria funcionar sin problemas en la actualidad, podría haber sido utilizada para el transporte de enormes piedras hasta el pie del monumento de más de 4.000 años, según una nueva teoría.
Los científicos mostraron cómo las bolas colocadas en raíles de madera con acanaladuras habrían permitido un fácil movimiento de piedras de varias toneladas.
Nadie ha explicado satisfactoriamente cómo las pesadas losas, utilizadas para construir Stonehenge, fueron trasladadas desde sus canteras hasta la llanura de Salisbury, en Wiltshire.
Algunas, las “piedras azules”, pesan cuatro toneladas cada una y fueron llevadas a una distancia de 150 millas desde Pembrokeshire, en Gales. Los intentos de recrear el transporte de los bloques sobre rodillos de madera o en flotación por vía marítima no han resultado convincentes.
Las duras superficies y las zanjas necesarias cuando se usaron los rodillos de madera habrían también dejado su huella en el paisaje, pero han desaparecido.
Foto: Bolas de piedra talladas. La mayoría se encuentran en Aberdeenshire, Escocia.
A los expertos se les ocurrió la nueva idea después de examinar las misteriosas bolas de piedra que se encuentran cercanas a monumentos como Stonehenge, en Aberdeenshire, Escocia.
Tienen el tamaño de una pelota de cricket, y están precisamente modeladas para ser, milímetro más o menos, del mismo tamaño. Esto sugiere que estaban destinadas para utilizarse juntas de alguna manera, en lugar de individualmente.
Los círculos de piedra de Escocia son similares en la forma a Stonehenge, pero contienen algunas piedras mucho más grandes.
Para probar la teoría, los investigadores de la Universidad de Exeter construyeron un modelo en el que las bolas de madera se insertaron en ranuras talladas en tablones de madera. Cuando pesados bloques de hormigón fueron colocados en la plataforma por encima de las bolas, mantenidas en su posición por las ranuras de aquélla, pudieron moverse con facilidad.
El arqueólogo Andrew Young describe el experimento, advirtiendo que él se sentó en la parte superior de los bloques para proporcionar un peso extra: “La verdadera prueba fue cuando un colega utilizó su dedo índice para moverme hacia adelante: un simple empuje y los bloques, conmigo encima, se dispararon hacia adelante. Esto demuestra que las bolas pueden mover grandes objetos pesados y podrían ser una explicación viable sobre cómo gigantescas piedras fueron trasladadas”.
Foto:Estudiantes de Arqueología de la Universidad de Exeter llevando a cabo el experimento.
El equipo se propuso entonces llevar a cabo una prueba de tamaño natural, financiada por un realizador de documentales de TV en América. Para reducir los costos, los científicos utilizaron madera verde, relativamente blanda, en lugar del duro roble que ha sido abundante en el Neolítico, cuando Gran Bretaña estaba cubierta de bosques.
Esta vez, los investigadores utilizaron esferas de granito conformadas a mano, así como bolas de madera. Los resultados demostraron que la técnica habría hecho posible mover grandes pesos a grandes distancias.
El profesor Bruce Bradley, director de arqueología experimental de la Universidad de Exeter, dijo: “La demostración indica que grandes piedras podrían haber sido trasladadas usando este sistema de rodamientos de bolas con aproximadamente 10 bueyes, y que podían haber sido capaces de transportar piedras hasta 10 millas por día. Este método, además, no tiene un impacto duradero sobre el paisaje: como los raíles de los rodamientos de bolas se mueven hacia lo largo, a salto de rana entre sí, así es como la plataforma consigue moverse encima de la línea”.

La gente del Neolítico sabía cortar largos tablones de madera que utilizaban como caminos a través de los pantanos, señaló el profesor Bradley. Aunque las pruebas no demuestran con certeza que el método de rodamiento de bolas fuera utilizado, al menos muestran que “el concepto funciona”, dijo. Y agregó: “Este es un nuevo punto de partida radical, porque las ideas anteriores no eran particularmente eficaces sobre el transporte de grandes piedras y dejaban preguntas sin respuesta sobre el registro arqueológico que ellos han dejado atrás”.

La siguiente etapa en el proyecto es proporcionar evidencia matemática de cuánta fuerza se necesitaría para mantener una piedra en movimiento. En última instancia, los científicos esperan llevar a cabo un experimento a escala completa en Aberdeenshire, utilizando materiales auténticos, bolas de piedra y un grupo de bueyes.
Fuente de información: The Independente |PA|
Imagenes extraidas de: Carved Stone Balls
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Prehistòria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El misterio de la construcción de Stonehenge podría descansar sobre la técnica de rodamiento de bolas

  1. Pingback: El misterio de la construcción de Stonehenge podría descansar sobre la técnica de rodamiento de bolas

  2. Pingback: Nueva teoría sobre la Construcción de Stonehenge: el sistema de “ovillos de mimbre”. | Domus Sapientiae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s