Se excava una nueva tumba romana en Piloña

Un yacimiento arqueológico sacado a la luz por un argayo. La Consejería de Cultura acomete desde hace una semana la excavación de una tumba romana en la localidad piloñesa de Argandenes.
La actuación, que se ejecuta por la vía de urgencia, ha permitido sacar a la luz un edículo, una construcción con unas dimensiones de tres por tres metros, enlucido por dentro y que alberga en su interior las tumbas de dos individuos. A expensas de nuevos hallazgos, la consejería de Cultura adelantó ayer la posibilidad de que se tratase de enterramientos de personas con una cierta posición social al aparecer junto a ellos material de ofrendas, como algún bronce o vidrio, material este último que podría hacer pensar en el Alto Imperio. No obstante la cronología de los enterramientos está aún por determinar. Tras localizar estos primeros materiales el equipo de arqueólogos que dirige Rogelio Estrada confía en poder hallar en la tumba de Argandenes algún tipo de fósil director como la cerámica romana tipo sigillata.
El edículo, de forma rectangular, conserva al menos dos de sus muros laterales, toda vez que el resto de su perímetro se vino abajo hace unos meses como consecuencia de un desprendimiento de tierra provocado por las lluvias. Según Cultura, la existencia de un muro de contención apunta a la prolongación de la tumba en dirección a dónde se construyó un depósito de agua, en cuya parte posterior tuvo lugar el desprendimiento que dejó a la luz huesos y otros restos que llevaron a la localización del enterramiento.
La tumba, explicaron ayer desde la consejería de Cultura, podría estar asociada a una villa romana que se localizaría en sus proximidades, pero que hasta el momento no ha sido localizada por los arqueólogos. Respecto a las características de la campaña arqueológica, un portavoz de Cultura, indicó que su objetivo pasa por “salvar estos restos y definir bien el yacimiento”. La actuación cuenta con un presupuesto de 2.500 euros y además del personal contratado por Cultura, cuenta con colaboración del Ayuntamiento de Piloña que ha aportado mano de obra. “Ojalá sea un hallazgo monumental”, comentó ayer el alcalde piloñés, Camilo Montes, quien fue informado por Cultura del inicio de los trabajos arqueológicos. “Estoy a la espera de que me aporten más documentación, pero este tipo de descubrimientos son buenos”, señaló el regidor piloñés, quien advirtió que próximo al lugar dónde apareció la tumba, se encuentra el castro de Argandenes. “Son dos yacimientos distintos”, indicó ayer el estudioso piloñés Enrique Caso, quien hace años ya publicó un trabajo sobre el castro de Argandenes junto al parragués Alejandro Miyares, Caso es a su vez autor de un trabajo sobre una lápida romana localizada en San Román, en Argandenes.
Fuente de información: la voz de asturias.es
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Antigua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s