Localizados en la calle Ansoleaga los restos humanos más antiguos de Pamplona (siglo I)

Si en noviembre pasado las excavaciones arqueológicas de la calle Ansoleaga se saldaban con el hallazgo de varios restos correspondientes a una vivienda de la época romana altoimperial (siglos I y II) , al mes siguiente los arqueólogos se toparon con el que hasta ahora es el enterramiento más antiguo de los localizados en Pamplona y también fechado provisionalmente en el primer siglo de la era cristiana.
Aunque los restos son parciales porque el esqueleto se encontró mutilado, la profundidad a la que se localizó y el ajuar que lo acompañaba (un collar y un vaso) han llevado a los arqueólogos a datarlo en el siglo I.
Hasta ahora los enterramientos más antiguos de la capital navarra eran los 153 hallados bajo el palacio del Condestable, en la calle Mayor, asignados a la época visigoda de la ciudad (siglos VI-VIII), y el cementerio musulmán (siglo VIII) con 200 esqueletos encontrados en la Plaza del Castillo. Pero el esqueleto encontrado el pasado 13 de diciembre en la calle Ansoleaga ha llevado a los arqueólogos de Trama a interpretar que en ese lugar, además de existir un cementerio adscrito a la iglesia de San Saturnino desde sus orígenes románicos (año 1100), también hubo una “amplia zona cementerial” anterior, asociada a la época romana de la ciudad.
De momento los únicos datos sobre el esqueleto encontrado en la calle Ansoleaga son los que los arqueólogos pudieron comprobar a simple vista: que portaba un collar de cuentas pequeñas “de pasta vítrea”, y que a la altura de las rodillas alguien había depositado un vaso de arcilla de terra sigilata, propia de la época romana.
Además, el informe de Trama da cuenta de que el enterramiento se encontró en mal estado “debido en una parte a los enterramientos de época medieval que se le superponían y por otra a las diferentes obras de infraestructuras (conducciones, abastecimientos) que estaban alojadas en la calle.
Precisamente la mineta del siglo XVIII que recorre las principales calles del Casco Antiguo de Pamplona para recoger las aguas pluviales y fecales secciona el esqueleto de manera que únicamente se han conservado las piernas y la cabeza, mientras que tórax y abdomen han desaparecido.
Desde que comenzaron las obras de reurbanización de las calles Campana y Ansoleaga (las dos vías que rodean la iglesia de San Saturnino), las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz alrededor de un centenar de enterramientos. La mayor parte de ellos corresponden a la época medieval (siglos XI al XV) y aparecen, como el anterior, seccionados por construcciones posteriores. Pero se han encontrado también enterramientos posteriores, de los siglos XVII al XIX, que se han conservado íntegros.
Hasta diciembre pasado los restos más antiguos hallados en esta zona de la ciudad eran varios fragmentos de cerámica romana y de un hogar, así como de fauna, cenizas, carbón, vidrio y bronce, y un muro de medio metro de ancho y 60 centímetros de longitud. Hallazgos que llevaron a los arqueólogos a considerar la existencia en Ansoleaga de una construcción romana altoimperial.
Fuente de información: Diario de Navarra
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Antigua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s