Un nuevo descubrimiento arroja luz sobre los orígenes de las famosas piedras azules de Stonehenge

Foto: Stonehenge. La designación de ‘piedras azules’ es convencional, no es un concepto geológico, y se utiliza para denominar a las piedras foráneas, ya que existen en el monumento por lo menos 20 tipos diferentes de roca. Se supone que había unas 80 en un principio, pero esto nunca ha sido probado. Sólo quedan 43. De las rocas más grandes 30 no son ‘piedras azules’, sino rocas de arenisca.
Es un misterio que ha desconcertado a los geólogos e historiadores durante siglos: ¿cómo fueron transportadas las rocas de Stonehenge desde las montañas de Preseli, en Gales, a su lugar de descanso, a 120 millas de distancia.
Los científicos están hoy un paso más cerca de resolver el misterio de 4.000 años de antigüedad, después de haber hecho su descubrimiento más importante en 15 años.
De los seis a ocho tipos diferentes de piedra azul que se encuentran en el círculo interior en la llanura de Salisbury, sólo uno, el llamado ‘dolerita manchada’, fue convincentemente analizada y adjudicada a la zona de Mynydd Preseli, en el norte de Pembrokeshire, en la década de 1920.
Pero la tecnología moderna ha ayudado a los geólogos de Amgueddfa Cymru -Museo Nacional de Gales- a crear una “huella digital” para uno de los otros tipos de roca que se encuentran en Wiltshire.
Y esta “huella digital” es idénticamente igual a las piedras que se encuentran en una zona situada al norte de la cordillera de Mynydd Preseli, en las inmediaciones de Pont Saeson.
El descubrimiento significa que los arqueólogos están ahora más cerca de volver sobre los pasos de los ingenieros del Neolítico que trasladaron las piedras en primer lugar.
El Dr. Richard Bevins (foto a la izquierda) director de Geología en Amgueddfa Cymru, dijo: “El círculo exterior de Stonehenge está formado con piedras de origen local de la llanura de Salisbury, pero es la falta de coincidencia de las rocas que se encuentran en el interior del círculo lo que ha causado tanto misterio. Hemos sabido durante algún tiempo que la ‘dolerita manchada’ vino de Preseli, pero otras piedras restantes -pensamos que entre seis y ocho- pueden haber venido de Pembrokeshire. Sin embargo, hasta ahora no hemos sido capaces de estar seguros, porque las piedras son muy frágiles y no teníamos la tecnología para extraer su ADN”.
El Dr. Bevins agregó: “Teóricamente, si pudiéramos rastrear el origen de las otras riolitas (tipos de rocas) podríamos crear un mapa con seis o más localizaciones señalando el origen de cada piedra.
Los arqueólogos podrían entonces ver la ruta que fue tomada por estas personas, podrían rastrear sus pasos, fijar las excavaciones arqueológicas y hacer quién sabe cuántos más descubrimientos nuevos.
En lo que respecta a observar de dónde procedían las piedras, este es el descubrimiento más importante que hemos hecho con relación a Stonehenge en 10 o 15 años”.
El Dr. Bevins, en colaboración con el Dr. Rob Ixer,de la Universidad de Leicester, y el Dr. Nick Pearce, de la Universidad de Aberystwyth, hizo el descubrimiento mediante el análisis de cristales microscópicos que se encuentran en la roca, vaporizándolos y analizando el resultado de los gases hallados. La composición de los gases señala el ADN de la roca, el cual puede ser comparado con el de otras formas rocosas.
La procedencia de las riolitas también ofrece la oportunidad de tener nuevas ideas sobre cómo las piedras podrían haber sido transportadas a la zona de Stonehenge.
Gran parte de la arqueología en los últimos años se ha basado en el supuesto de que el hombre del período Neolítico tenía una razón para  transportar las piedras azules todo el camino, desde el oeste de Gales a Stonehenge, a la vez que la capacidad técnica para hacerlo.
El Dr. Bevins señaló: “Se ha argumentado que los seres humanos transportaron las ‘doleritas manchadas’ desde lo alto de Mynydd Preseli hasta la costa en Milford Haven, y luego a través del canal de Bristol y el río Avon llegaron a la zona de Stonehenge.
Sin embargo, el resultado de nuestra investigación cuestiona esta ruta, ya que es poco probable que ellos pudieran haber transportado las piedras de Pont Saeson a través de pendientes y por encima de Mynydd Preseli hasta a Milford Haven. Podemos asumir que ellos no llevarían las rocas los altos e inclinados pasos de la cordillera montañosa.
Si los humanos eran responsables entonces una ruta alternativa puede que tenga que ser considerada”.
Foto: Mapa del Reino Unido, con la ubicación de las colinas de Preseli y Saeson Pont, en Gales, y Stonehenge.
Algunos creen que las piedras fueron transportadas por la acción de las lenguas glaciares durante la última glaciación y, de este modo, el descubrimiento de Pont Season tendrá que evaluarse en el contexto de esta hipótesis.
Mike Parker Pearson, profesor de Arqueología de la Universidad de Sheffield, agregó: “Este es un descubrimiento muy significativo que fascinará a todos los interesados en Stonehenge. Nos obliga a repensar la ruta tomada por las piedras azules de Stonehenge y abre la posibilidad de encontrar muchas de las canteras de donde vinieron. Es un paso adelante, hacia la revelación de por qué estas piedras misteriosas fueron tan especiales para la gente del Neolítico”
Fuente de información: walesonline | Sion Morgan, Terrae Antiqvae
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Prehistòria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s