Práctica de paleoantropologia y hominización (UB)

Este miércoles pasado día 2 de Marzo pude disfrutar de mi primera práctica de prehistoria (excluyendo las piezas de este mismo periodo que he tratado en la excavación de Can Sadurní durante el verano, o las prácticas que hice de laboratorio). Ha resultado ser muy interesante pero antes de empezar a explicar en qué ha consistido, haré una pequeña aclaración sobre nuestro origen.
Venimos del mono. Éste convencionalismo es totalmente erróneo, ya que el hecho de que tengamos un 98% del genoma igual a un chimpancé no nos señala otra cosa más que tenemos el mismo origen común, es decir, nosotros descendemos de un primate pero no venimos directamente de él sino que pertenecemos a una ramificación de ese primer origen.
Nuestra procedencia se remonta al continente africano, donde se hallaron los restos de los primeros homínidos. Concretamente, la mayor parte de yacimientos se sitúan en la parte oriental de África, dato que nos lleva a plantearnos si sólo se asentaron en esa zona o si, por el contrario, estuvieron en todo el continente pero aún carecemos de más datos. Hay dos posibles respuestas a que sólo se hayan localizado restos en una zona:
  • La primera de ellas propondría que nuestros más directos antepasados nunca habitaron el área occidental. La explicación se basaría en unos cambios en el relieve y en el clima que acabaron afectando a los seres vivos. Este cambio impulsó a muchas especies, entre ellas a nuestros antepasados, a adaptarse a un nuevo medio de vegetación más abierta; esto favorecía una evolución de dichas formas arcaicas hasta lo que hoy conocemos como género Homo. Ésta hipótesis fue propuesta por Coppens.
  • La segunda respuesta propone que sí pudieron haber existido homínidos en la zona occidental de África pero que, debido a una serie de condicionantes en el proceso de fosilización, todavía no los hemos encontrado. (FULLOLA, J.M; BALLART, J. 2005)[1]
No me meteré más a fondo en esta cuestión dado que no es el tema del artículo. Simplemente quería aclarar estas ideas ya que en la práctica desciframos especies muy diferentes y así a la hora de la explicación, tener claro que los primeros homínidos estaban en África y que más tarde, el Homo ergaster fue el primero en salir del continente africano.
Nuestra práctica en clase de prehistoria con el profesor Dr. José Miguel Tejero Cáceres (foto a la izquierda) ha constado de dos partes. Por un lado nos ha dado una tabla de valores métricos para establecer la altura de un individuo a partir de un determinado hueso, que bien podía ser el fémur, el húmero, la tibia o el radio. Al obtener la medida de ese hueso en concreto, aplicábamos el valor en una pequeña y sencilla cuenta matemática de multiplicación y suma y así obteníamos la altura del individuo. No obstante, esto no es todo. Es únicamente un dato que nos puede servir como guía para averiguar a qué especie pertenece el individuo pero no es ni el único y el más certero dado que (no fue el caso) si nos encontramos delante de un ser que aún no ha superado la pubertad, los huesos aún no han alcanzado su madurez ni el máximo desarrollo por lo que las medidas obtenidas pueden resultar confusas para aclarar y delimitar tanto el género como la especie de ese individuo.
La siguiente cuestión que se nos planteaba era observar las características de los cráneos que cada uno de los grupos tenía a su disposición. Contando como base con el dato de la altura, teníamos que indagar más en otras cuestiones que ya habíamos comentado en clase anteriormente para llegar a una conclusión. El siguiente paso fue hacer una medición de la capacidad craneal del individuo. Para ello (los paleoantropólogos no utilizan el mismo material) llenamos el cráneo vacío de arroz y después vaciamos esa cantidad almacenada en un recipiente con distintas mediciones (litros, gramos de azúcar, de arroz, etc). Una vez vaciado nuevamente el cráneo, seguimos la medición de gramos de arroz y de esta manera teníamos una idea aproximada de la capacidad craneal. Sin embargo, tengo que añadir que la medida no era exacta sino que era un poco más reducida de la real, dado que los granos de arroz son gruesos y no cubren toda la zona craneal. Otros elementos como el agua que recubre todos los espacios sí nos hubiesen dado un dato más exacto.
Una vez resuelto y hallado otro dato más, teníamos más pistas para aproximarnos a la especie. Lo siguiente fue, en base a esa información, teníamos que observar algunas de las características que tuviese o no el cráneo, tales como el prognatismo (exageración muy marcada de los huesos faciales hacia adelante), el torus supraorbital (es el reborde óseo que se sitúa por encima de las órbitas oculares), el diformismo sexual (variantes físicas de forma o tamaño en los individuos macho y hembra), la cresta sagital (es un saliente óseo que recorre la parte superior del cráneo, pasando por el medio de éste. Característica común en gorilas y otros animales), la robustez de los huesos, la forma de la mandíbula y los dientes (arco dental), la posición del foramen magnum (si está inclinado o es perpendicular), etc. A partir de estas características podríamos averiguar a qué especie pertenecía el cráneo que teníamos en nuestras manos.
Foto: Característica de prognatismo y del torus supraorbital
Foto: Diformismo sexual y cresta sagital
Foto: Arco dental y foramen magnum
Las especies que resultaron ser fueron el Homo neanderthalensis, Homo sapiens, Homo erectus, el Australopithecus africanus, el Homo ergaster, el Homo habilis y el Australopithecus robustus.
Algunas de las características que vimos de cada uno de ellos (siguiendo un orden cronológico) son:
Australopithecus africanus: Apareció hace unos 3,5- 2,3 millones de años. Eran homínidos bípedos con una altura aproximada de 1,5 metros y una capacidad craneal de entre 480-520 cm3. Es una especie muy similar al Australopithecus afarensis, conservando aunque en menor medida algunas características como el prognatismo, el torus supraorbital marcado o mantener algunas costumbres aún arborícolas; por ejemplo anidar en los árboles. En esta especie desaparece casi por completo el diastema, es decir, la separación entre los dientes. Mantiene el diformismo sexual que está también presente en otras especies.
Australopithecus robustus: Apareció hace unos 2,2-1,2 millones de años. Se caracteriza por tener unos huesos muy gruesos y robustos, como su propio nombre bien indica. Tiene una cara alargada y con prognatismo, torus supraorbital y occipital muy marcados y una capacidad craneal entre 560 y 600 cm3. Mantienen un marcado diformismo sexual; los machos tienen la cresta sagital.
Homo habilis: Aparece entre 2,4 y 1,8 millones de años. Se caracterizan por tener una caja craneal más alta y el torus supraorbital menos marcado. Los dientes son más pequeños debido al cambio de dieta, al mismo tiempo que poseen un menor prognatismo. Su capacidad craneal oscila entre los 650 y los 775 cm3, un gran cambio en relación al género de los Australopithecus. Se considera como la especie más antigua del género homo.
Homo ergaster: Su cronología comprende el período de tiempo entre 1,8 y 0,6 millones de años. Presentan cada vez más una mayor capacidad craneal. En este caso oscila entre 800 y 900 cm3. A pesar que la apariencia física corporal sea muy similar a la nuestra, mantienen un torus supraorbital y occipital muy marcado, lo que comporta un cráneo alargado y bajo.
Homo erectus: Su aparición se sitúa en torno a los 1,5 y 0,3 millones de años. Es la primera especie cazadora. Presenta un aumento de las medidas corporales y craneales. Tenía aproximadamente un 1,80 de estatura y su volumen craneal es entre 800 y 1200 cm3, cada vez más cercano a nuestra capacidad craneal, unos 1450 cm3. El torus supraorbital, sin embargo, se mantiene muy marcado. Es la primera especie que controlaba y producía el fuego.
-Homo neardenthalensis:  Es una especie exclusiva de Europa que apareció aproximadamente hace 230.000 hasta 28.000 años. Algunas de sus características son el torus supraorbital muy marcado, extremidades cortas y más robustas y una alta capacidad craneal, unos 1500 cm3. Tenían una nariz ancha debido a las bajas temperaturas que tuvieron que sufrir durante la última glaciación, la glaciación de Würm. Su complexión robusta también nos indica esta adaptación al frío. Su altura rondaba alrededor de 1,65 metros de altura.
Homo sapiens : Es la única especie del género Homo no extinta que habita actualmente en la tierra, es decir, nosotros. Tienen un considerable aumento del tamaño del cerebro lo que nos indica una mayor complejidad. Mantiene un marcado diformismo sexual en aspectos como la diferencia de estatura entre los hombres y las mujeres. Los dientes son más pequeños que en especies anteriores debido a la dieta. El torus supraorbital desaparece, al igual que el torus occipital, dando como resultado un cráneo mayor y más redondeado.
Como conclusión citar que, una vez meditado cada uno de los aspectos, los diferentes grupos expusimos nuestra opinión sobre de qué especie podía tratarse y aunque no todos acertamos con el resultado, sin duda fue una práctica útil que nos demostró la variabilidad que existe dentro de cada una de las especies  y que aunque en las clases de prehistoria se nos den unos datos muy concretos, siempre hay que tener en cuenta un cierto grado de flexibilidad. Yo, personalmente, después de ponerlo en práctica, entiendo mucho mejor porqué la antropóloga que vino a excavar a Can Sadurní le costaba tanto diferenciar un diente o un hueso. ¡No es tarea fácil!


[1] FULLOLA, J.M.; BALLART, J. Tal como éramos: las sociedades prehistóricas de la Península Ibérica. Ariel, 2005.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prehistòria y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Práctica de paleoantropologia y hominización (UB)

  1. kaerog dijo:

    Muy interesante

  2. Pingback: El hombre de Neandertal desapareció... porque hibridamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s