Los tesoros arqueológicos del Hermitage viajan al MARQ de Alicante

Una importante selección de los tesoros arqueológicos del Museo Hermitage de San Petersburgo saldrá por primera vez de Rusia para mostrarse en el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ), en una exposición que recorrerá la historia rusa del Paleolítico a la Edad Media a través de sus vestigios.
Casi 500 piezas únicas se expondrán entre abril y octubre en el museo alicantino.
El presidente de la Diputación de Alicante, Joaquín Ripoll, y el embajador de la Federación Rusa en España, Alexander I. Kuznetsov, han presentado este lunes, en la embajada rusa en Madrid, la exposición, fruto de la estrecha colaboración del MARQ y del Hermitage.
El MARQ mantiene desde hace años una estrecha colaboración con el Ermitage no sólo en cuanto a exposiciones, sino también en aspectos científicos, intercambio de literatura técnica o restauración de piezas, ha señalado el vicedirector del museo ruso, Georgiy Vilinbajov
La muestra, presentada en Madrid bajo el título “Tesoros de la arqueología rusa en el MARQ”, es la mayor exposición arqueológica en la historia del Hermitage, ya que las organizadas hasta ahora tenían “una temática muy limitada y concreta”, según el jefe de su sección de Arqueología, Andrei Alexeev.                                                                                                                 Se trata de una muestra “excepcional” con un ámbito cronológico y territorial “inmenso”: del Mar Negro a las profundidades de Siberia, del Paleolítico al siglo XVI, de culturas locales como los nómadas de Asia central a grandes civilizaciones como Grecia o Roma.
Los visitantes podrán ver piezas de oro, plata, piedra, cuero, madera, cerámica y material textil, algunas de las cuales están en el Ermitage desde hace más de cien años y otras llegadas al museo ruso más recientemente, fruto de las numerosas expediciones arqueológicas que éste lleva a cabo -más de veinte en marcha en la actualidad-.
Los dos objetos más importantes que viajarán a Alicante son la figura del ciervo de Pazyryk y el peine del túmulo de Solokha, de origen escita, ambos tallados en oro unos 500 años antes de Cristo.
La exposición se estructura en tres salas y ocupa una superficie de 900 metros cuadrados.
En la primera, dedicada a la prehistoria, se verán venus paleolíticas talladas en marfil, el elenco de bronces de Urartu y joyas del enterramiento del IV milenio antes de Cristo del Kurgan de Maikop, entre otros objetos.
Los escitas, Grecia y Roma protagonizan la segunda sala, que además de los dos principales tesoros de la muestra albergará joyas de oro de los pueblos nómadas del Altai y los escitas.                                                                                                         También incluirá objetos suntuarios de la cultura siberiana del Yenisei, las célebres máscaras funerarias de Tashtyk o terracotas y esculturas de piedra procedentes del Bósforo y de influencia helenística y romana.                              Hallazgos arqueológicos de la Edad Media hasta la formación del Principado de Moscú ocupan la tercera sala, con piezas de la época inicial de la Ruta de la Seda como los espejos o maderas lacadas chinas de los antepasados de los hunos o los vasos de plata persas distribuidos por los nómadas de Asia Central.
También podrá verse un pavimento de losetas del palacio de Iván el Terrible e iconos y crucifijos del establecimiento bizantino del Quersoneso, foco de la conversión religiosa de Rusia.
“El Hermitage es visto por el mundo como un museo de arte, pero lo es de historia y cultura en el más amplio sentido de la palabra”, ha dicho su vicedirector, que ha recordado la existencia de departamentos del mundo antiguo, oriental, numismática o historia y cultura rusa.
Esta exposición, que tiene lugar cuando se celebra el Año Dual de Rusia-España 2011, está respaldada por la Diputación de Alicante, la Fundación Cajamurcia y Asisa.
La Diputación de Alicante negocia con el Museo Hermitage de San Petersburgo la posibilidad de que éste abra una delegación en esa provincia, a semejanza de las que ya tiene en Holanda e Italia, ha dicho el presidente de la institución provincial, José Joaquín Ripoll.
Los requerimientos del museo ruso, uno de los principales del mundo, pasan por la cesión permanente de una superficie de 1.500 metros cuadrados y una aportación económica anual que rondaría el medio millón de euros, ha concretado.
La Diputación ha ofrecido al Hermitage la posibilidad de instalarse en el Auditorio Provincial, un espacio que los técnicos de la pinacoteca rusa podrán visitar y evaluar aprovechando su presencia en Alicante con motivo de la exposición presentada.
Por su parte el vicedirector del Hermitage, Georgiy Vilinbajov, ha reconocido que la política del museo incluye la posibilidad de abrir delegaciones en otros países -y también en territorio ruso, donde cuentan con dos subsedes-, si bien “a corto plazo” no prevén abrir ningún centro nuevo.
“Estamos en pleno inicio de nuestro camino conjunto con el MARQ y veremos qué nos trae”, ha añadido Vilinbajov, quien ha recordado que la celebración de los 250 años de la fundación del Hermitage en 2014 incluirá un gran número de “eventos y sorpresas“.
Fuente de información: El Mundo
Esta entrada fue publicada en Exposiciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s