Galicia inaugura su primer parque arqueológico de referencia mundial

Con casi 100 petroglifos de más de 4.000 años de historia y 22 hectáreas de extensión, el Parque Arqueólogico de Campo Lameiro (Pontevedra) abrirá hoy sus puertas al público destinado a convertirse e una de las referencias internacionales del arte rupestre. El proyecto, que empezó a gestarse ya en 1995 fue inaugurado oficialmente ayer por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el secretario general de Relaciones Institucionales del Ministerio de Fomento, Fernando Puig de la Bellacasa.

El parque de Campo Lameiro, según destacó Feijóo, es el primer paso de la Rede Galega de Patrimonio Arqueolóxico. En ella se integrarán que cuando estén finalizados el Parque do Megalitismo da Costa da Morte, el de Cultura Castrexa de San Cibrao de Las, y el Parque da Romanización de Lugo. “Todos ellos darán fe de que Galicia posee una prehistoria que la acredita como cuna de nuestra civilización”, señaló el presidente.

El conjunto de petroglifos de Campo Lameiro es uno de los más grandes del continente europeo y el mayor del noroeste peninsular. El parque tendrá a partir de ahora una triple vocación, la investigación, la conservación y la difusión al público de la riqueza del arte rupestre gallego. Cuando se iniciaron los trabajos para su creación, los arqueólogos tenían localizados un total de 40 petroglifos, pero hoy son ya casi 100 las rocas con gravados que han sido descubiertas. “Seguirán apareciendo a medida que vayamos investigando”, subrayó ayer el director del parque, José Manuel Rey García, que ayer ofreció una visita guiada por las instalaciones a las autoridades.

Un centro de interpretación y documentación constituye el punto de entrada en el parque. Con una superficie de 3.500 metros cuadrados y diseñado como un bloque pétreo para adaptarlo en el entorno, el edificio cuenta con dos plantas. La primera se dedica al espacio expositivo en el que se intenta explicar al visitante cómo era la vida en la Edad del Bronce, el momento de la prehistoria en la que se realizaron los petroglifos de Campo Lameiro. El segundo piso albergará las dependencias administrativas y los espacios dedicados a la investigación y documentación, el archivo, laboratorio y salas para los investigadores y para la realización de seminarios.

Pero el punto de mayor relevancia histórico-artístico, se encuentra en el exterior. El parque consta de 21,8 hectáreas de terreno de titularidad pública que recogen una importante muestra del arte rupestre. La zona tuvo que ser limpiada de matorrales, tojos y eucaliptos que ocupaban buena parte del terreno. Ahora el paseo por el área arqueológica se realiza por una red de senderos acondicionados y pasarelas de madera. En las piedras señalizadas aparecen gravados de formas geométricas o figurativas que recrean escenas de monta o de caza. Uno de los más importantes “por su valor plástico” es el de A Laxe dos Carballos, según explicó ayer el director del parque, José Manuel Rey García. En él puede verse un gran ciervo con lanzas clavadas en el lomo exactamente iguales a las lanzas de la época encontradas en las prospecciones arqueológicas. Además de los petroglifos, el parque cuenta con la recreación de un poblado típico de la Edad del Bronce con la que se pretende acercar al visitante la vida cotidiana en la prehistoria.

El coste total del parque se acerca a los nueve millones de euros, de los que 5,2 se destinaron al centro de interpretación que fue sufragado por la Xunta de Galicia y el Ministerio de Fomento. El parque está llamado a convertirse en un importante reclamo turístico, una especie de Altamira gallega. En declaraciones a los medios, el conselleiro de Cultura, Roberto Varela, explicó que su departamento ya trabaja en la promoción del parque. “Es una oportunidad de futuro” para aumentar la calidad de vida de los aproximadamente 2.000 habitantes de Campo Lameiro, subrayó ayer el alcalde de la localidad, Julio Sayáns en la inauguración. Tras la apertura del parque, Sayáns se marcó un nuevo objetivo, “conseguir el reconocimiento de los petroglifos de Campo Lameiro como patrimonio de la humanidad”. En su intervención, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo resaltó que la estructura del parque “refleja un esfuerzo para combinar el interés del especialista con la expectativa del profano”. Feijóo resaltó que Campo Lameiro es un ejemplo de que “Galicia sabe cuidar sus herencias, enriquecerlas y transmitirlas” y mostró su agradecimiento por los hombres y mujeres anóminas que han luchado para mantenerlas”.

Fuente de información: Correo Galicia

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s