El hallazgo de una plesiosaurio embarazada demuestra, por primera vez, que estos animales prehistóricos daban a luz a un solo retoño en vez de poner huevos

Museo de Historia natural de los Ángeles-El doble fósil de la madre de Plesiosaurio y su embrión

Científicos del Museo de Historia Natural de Los Ángeles han encontrado la primera evidencia de que los plesiosaurios, unos gigantescos reptiles que nadaban en los mares del mundo hace entre 200 y 65 millones de años, parían vivas a sus crías en vez de poner huevos. La clave se encuentra en un fósil único, ahora expuesto al público en el mismo museo, de una hembra embarazada que, sorprendentemente, contiene un embrión. El descubrimiento aparece publicado en la revista Science.

Aunque este tipo de nacimiento, llamado viviparidad, también se ha documentado en otros grupos de reptiles acuáticos del Mesozoico, nunca antes se había descubierto en la importante familia de los plesiosaurios. Este hecho había desconcertado a los científicos, que sabían que el cuerpo los de los plesiosaurios, reptiles gigantes, carnívoros y de cuatro aletas, no se adaptaba bien a abandonar el agua, moverse por tierra y poner huevos en un nido.

Un ejemplar adulto de Polycotylus latippinus de 78 millones de años de y 15,4 metros de largo vino a resolver el misterio. El fósil, descubierto en 1987 en un rancho del condado de Logan Bonner, en Kansas -casi completo con la excepción de algunas partes de cuello y el cráneo de la madre-, contiene dentro un esqueleto embrionario que muestra la mayor parte de un cuerpo en desarrollo, incluyendo las costillas, veinte vértebras, los hombros y las caderas, entre otros huesos. Para Robin O’Keefe, investigador de la Universidad Marshall en Huntington (Virginia Occidental, EE.UU.) y responsable del estudio, estos fósiles no dejan lugar a dudas de que los plesiosauros daban a luz a sus crías vivas en vez de poner los huevos en la tierra.

Además, el embrión es muy grande en comparación con la madre, mucho más grande de lo que los científicos podían esperar, por lo que creen que estos animales parían una sola cría de gran tamaño, vivían en grupos sociales y se comprometían en los cuidados maternos, como las ballenas o delfines modernos.

Los plesiosaurios no tienen parientes vivos conocidos, pero eran comunes en los océanos del mundo durante la época de los dinosaurios. Se encontraban entre los principales depredadores de la vida marina en las aguas tropicales que separaron América del Norte durante el Cretácido, cuando las aguas del Océano Ártico y del Golfo de México inundaron el continente y se encontraron. Esta especie prehistórica pasó al bestiario popular hace unos años, cuando varias vértebras de un ejemplar aparecieron en el legendario lago Ness. El hallazgo sirvió para remover el cuento aunque, en realidad, cuando un plesiosaurio se paseó de verdad por la zona ni siquiera existía el lago.

Fuente de información: ABC

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Paleontologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s