Los arqueólogos hallan los restos de ocho cuerpos en la necrópolis islámica de Requena

Vista general de la parte del cementerio que ha sido excavada

Las primeras excavaciones en el cementerio islámico que apareció en Requena al realizarse unas obras, han sacado a la luz un total de ocho esqueletos, seis inhumados mediante el rito musulmán y dos mediante el cristiano. Mientras, las cuatro catas realizadas en los alrededores para averiguar si el camposanto ocupaba una superficie mayor no han dado resultado positivo. Circunstancia que induce a algunos expertos a pensar que las tareas de desmonte realizadas hace meses destruyeron parte del enclave funerario.

Con el cuerpo de lado y la mirada dirigida a La Meca, siguiendo el antiguo rito funerario islámico. Así han aparecido seis de los ocho cuerpos que hasta ahora han sacado a la luz las excavaciones arqueológicas en las obras de urbanización de la ampliación del barrio del Batanejo de Requena.

La primera inspección ocular de la zona por parte de los técnicos de la dirección general de Patrimonio, así lo afirmaban y los estudios arqueológicos parecen corroborarlo. Los restos humanos encontrados en Requena son de época islámica y podrían formar parte de un complejo funerario de época medieval -entre los siglos XII y XIII-. Aunque si en las próximas actuaciones no aparecen más cuerpos será muy difícil realizar un estudio más concreto de la zona.

Enterramientos cristianos

Un hecho llamativo en este caso es la aparición, al lado de los restos islámicos, de dos cuerpos, enterrados uno encima del otro mediante el rito cristiano. Este hallazgo, pendiente de más estudios, arroja ciertas dudas sobre la zona excavada.
También contribuye a esas incertidumbres la aparición de una infraestructura, que parece estar más relacionada con el regadío; esta zona, ahora dentro de la trama urbana de Requena acogió huertas durante muchos años; que con una instalación de carácter funerario

Dudas sobre la actuación

Expertos consultados por Levante-EMV explicaron que cabe la posibilidad que las primeras obras de desmonte destruyeran gran parte del yacimiento. En este sentido recordaron que fueron lluvias recientes las que dejaron al descubierto algunos huesos y fue “una denuncia de particulares” la que provocó la actuación de los técnicos de patrimonio “que realizaron una inspección por sorpresa y decretaron la paralización de las obras en la parte donde aparecieron los restos humanos”.

Las mismas fuentes explicaron que son muchas las posibilidades que se pueden barajar a la hora de determinar el origen de los huesos, “desde un cementerio a enterramientos aislados con víctimas de una lucha a las puertas de la ciudad”.

Al tratarse de un sector urbano, se da la circunstancia que la necrópolis que alberga todos los restos queda hoy a poco metros de edificios.
También están paralizadas unas obras en la calle Colegio, a un centenar de metros de donde aparecieron los huesos, por carecer de autorización al estar situadas dentro de la zona de protección del barrio Medieval de La Villa, donde han aparecido restos de cerámica de diferentes épocas, entre romana y medieval

Fuente de información: Levante-emv.com

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Medieval y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s