Un arácnido de 300 millones de años, visto por primera vez en 3D

Los segadores u opiliones son un extraño tipo de arácnido que salta -literalmente- por los bosques desde antes de que aparecieran los dinosaurios, en el período Carbonífero de la Tierra. Ahora, nos podemos hacer una idea de qué aspecto tenían los primeros de estos pequeños animales, a los que muchas veces se toman por arañas, aunque no lo son -no tienen cintura, entre otras características diferentes-, ya que un equipo internacional, liderado por investigadores del Imperial College de Londres, ha conseguido reproducir modelos en tres dimensiones de dos fósiles virtuales de hace 300 millones de años. El interesante trabajo aparece en Nature Communications.

Los modelos 3D, conseguidos con tomografías computorizadas, han proporcionado nuevas pistas para conocer cómo estos animales de ocho patas, cuyos cuerpos de un centímetro eran del tamaño de pequeños botones, sobrevivieron en los antiguos bosques de la Tierra, y cómo evolucionaron hasta la actualidad.

Otros científicos han sugerido anteriormente que los opiliones se encontraban entre los primeros grupos de la Tierra cuyos cuerpos se desarrollaron en su forma moderna en un tiempo en el que otros animales terrestres, como las arañas o los escorpiones, se encontraban todavía en una etapa temprana de su evolución. Al comparar los fósiles en 3D de estas especies antiguas con los miembros modernos de su grupo, los investigadores han encontrado una prueba más de que las especies antiguas y modernas de segadores eran muy similares en apariencia, lo que indica pocos cambios durante millones de años.

«Es absolutamente asombroso lo poco que han cambiado los segadores desde antes de los dinosaurios», dice Russell Garwood, del laboratorio de tomografía computorizada en el Museo de Historia Natural de Londres y responsable del estudio en el Imperial College. «Si sales al jardín y encuentras una de estas criaturas, sería como tener en tus manos un poco de prehistoria». El experto cree que, si no evolucionaron, es posible que sus cuerpos no necesitaran ningún cambio, ya que eran buenos en lo que hacían.

Patas largas y espinas en la espalda

Los investigadores también han encontrado pistas de cómo vivieron estos animales hace 300 millones de años. Los Eupnoi probablemente habitaron en el follaje a ras de suelo, lo que podría haber ayudado a esconderse de los depredadores que acechan en ese entorno. El modelo 3D reveló que tenían las patas largas, con una curvatura en el extremo, similares a las patas de sus parientes modernos que utilizan las partes curvas para agarrarse a la vegetación, al pasar de hoja en hoja.

El fósil de Dyspnoi lucía espinas o púas en la espalda. Los científicos creen que esta característica podía haber proporcionado al animal una cierta protección contra los depredadores, que se encontrarían con una comida difícil de tragar. Este ser podría haber vivido en los desechos húmedos de madera, en el suelo del bosque. Sus parientes modernos americanos también tienen espinas y viven en condiciones ambientales similares.

Es raro encontrar restos fósiles de segadores, ya que sus suaves, diminutos y frágiles cuerpos son difíciles de mantener durante el proceso de fosilización. Sólo alrededor de 33 especies fosilizadas han sido descubiertas hasta ahora.

Más de 3.000 radiografías de fósiles

 En la actualidad, la mayoría de los paleontólogos analizan los fósiles mediante el fraccionado de una roca y mirando a las criaturas encerradas en el interior. Esto significa que, a menudo, solo se ve una parte de un fósil en tres dimensiones y no es posible explorar todas las características del mismo. El método utilizado en el nuevo estudio se llama tomografía computarizada y permite a los investigadores producir modelos virtuales altamente detallados con un escáner CT, con sede en el Museo de Historia Natural de Londres. En este estudio, los científicos tomaron 3.142 radiografías de los fósiles y compilaron las imágenes en modelos 3D precisos, usando un software especialmente diseñado para esta función.
Esta investigación sigue a estudios de modelos anteriores llevados a cabo por investigadores del Imperial College sobre otras criaturas prehistóricas, como unas antiguas arañas y un antepasado de la cucaracha.

Fuente de información: ABC

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Paleontologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s