Un osario revela el origen de la familia de Caifás

Foto: AFTAU

Los osarios, antiguas cajas sepulcrales de piedra caliza que contienen restos óseos, son bastante comunes en hallazgos arqueológicos del siglo anterior y posterior a nuestra era en Judea y especialmente en Jerusalén.

 Falsificadores han añadido inscripciones o decoraciones para aumentar fraudulentamente su valor. Así que hace tres años, cuando la Autoridad de Antigüedades de Israel confiscó a saqueadores un osario con una rara inscripción antigua, se dirigieron a Yuval Goren, profesor del Departamento de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv para autenticar el fascinante descubrimiento.

   Goren, quien trabajó en colaboración con el profesor Booz Zissu de la Universidad Bar Ilan, ha confirmado que tanto el osario como su inscripción son auténticos. La inscripción en el osario, que es muy detallado, podría revelar la ubicación de la casa familiar de la figura bíblica Caifás, sumo sacerdote antes de su éxodo de Galilea, después del año 70 DC. Caifás es tristemente célebre por su participación en la crucifixión de Jesús. El hallazgo ha sido publicado en el Israel Exploration Journal.

   Otros osarios más antiguos están marcados o sólo mencionan el nombre de la persona fallecida. La inscripción en este osario es extraordinaria, ya que el fallecido queda registrado en el contexto de tres generaciones y aporta una posible ubicación. La inscripción completa que se lee es la siguiente: “Miriam hija de Yeshua hijo de Caiaphus, sacerdote de Maazías de Beth Imri”.

   El Maazías se refiere a un clan que fue la última orden mencionada de 24 órdenes de sacerdotes durante el periodo del Segundo Templo, explica Goren. Si bien hay algunos registros del clan en fuentes talmúdicas que detallan sus vidas después de que se propagasen en la Galilea en el año 70, la referencia a Beit Imri da una nueva visión de la ubicación de la familia antes de su migración. Aunque es posible que Beit Imri se refiera a otra orden sacerdotal, dicen los investigadores, que más probablemente se refiera a un lugar geográfico, es probable que la aldea de origen de la familia de Caifás.

   El osario se cree que proviene de un sitio de entierro en el Valle de Elah, al suroeste de Jerusalén, el lugar mítico de la batalla entre David y Goliat. Beit Imri se encuentra probablemente en las laderas del Monte Hebrón.

   En su laboratorio de microarqueología comparativa, el profesor Goren llevó a cabo un examen completo de la caja de piedra caliza, que cuenta con rosetones decorativos, además de la inscripción. “Cuando una roca se deposita en el suelo durante miles de años, se ve afectada por el medio ambiente y afecta el medio ambiente circundante”, señala. Procesos como la erosión por el agua subterránea ácida y la acumulación de capas calizas o silíceas, actividad biológica, como el desarrollo de bacterias, algas, líquenes, y la actividad cercana de la flora y la fauna afectan a ña capa de la piedra. La mayoría de estas características son imposibles de reproducir en laboratorio.

   Pruebas concluyentes de estos procesos naturales se encuentran no sólo en la piedra del osario, sino también por encima y por debajo de las inscripciones. “Más allá de cualquier duda razonable, la inscripción es auténtica”, dice el profesor Goren.

Fuente de información: EuropaPress

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Antigua. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s