La carne cocinada dio un aporte importante a la evolución de la humanidad

Investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, aseguran que de la carne cocinada se obtiene más energía que de la carne cruda, un ejemplo de los beneficios y la relevancia clave que ha tenido la cocina en la evolución humana, según los resultados de un estudio publicado en el «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS).

Dicha investigación, liderada por la doctora Rachel Carmody, ofrece avances teóricos de la evolución humana y una visión práctica para la nutrición moderna. “Es sorprendente que no entendamos las propiedades fundamentales de los alimentos que comemos”, reconoce esta experta.

Los autores alimentaron a dos grupos de ratones durante más de 40 días con una dieta basada en carne o patatas preparadas de cuatro formas: todos los alimentos crudos e intactos, crudos y machacados, simplemente cocidos y cocidos y machacados. En el transcurso de las dietas, controlaron los cambios en la masa corporal de cada ratón y observaron cuánto utilizaban la rueda de ejercicio de su jaula. Los resultados mostraron claramente que la carne cocida aportaba más energía a los ratones que la carne cruda. “La energía es la razón principal por la que nos alimentamos”, subraya Carmody en declaraciones al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Los humanos ya comían carne cruda hace 2,5 millones de años, cuando todavía no controlaban el fuego. Probablemente la golpeaban con herramientas antes de comerla. Más tarde, hace 1,9 millones de años, el cuerpo de los primeros humanos creció, su cerebro se hizo más complejo y adquirió habilidades para correr largas distancias, con lo que el aporte energético de su dieta se hizo más importante.

Según Carmody, este trabajo “refuerza la idea de que la adopción de la cocina fue un evento importante en la evolución humana”, hasta el punto de que “cocinar habría aportado la energía necesaria a los primeros humanos para superar esos cambios evolutivos tan costosos energéticamente”. El profesor de Antropología Biológica de la Universidad de Harvard, Richard Wrangham, ha destacado la importancia de la teoría de Carmody, defendida por él anteriormente, ya que “por primera vez sabemos por qué la cocina es tan importante cultural y biológicamente: porque nos aporta más energía, y en la vida la energía es muy importante”.

Fuente de información: ABC

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Prehistòria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s