Científicos españoles analizan la composición del oro del “Tesoro de Quimbaya”

Han pasado a la Historia con el nombre de los Quimbaya y hace cientos de años eran unas importantes tribus que ocupaban la cuenca media del río Cauca, en lo que hoy es el territorio cafetero del suroeste de Colombia. Los Quimbaya solían asentarse en establecimientos habitados por unas doscientas personas con un poderoso cacique al frente. Aunque vivían de la agricultura, eran expertos metalúrgicos, mayormente del oro. En concreto, su especialidad eran los recipientes de forma humana donde se mezclaban cal y coca para distintos usos ceremoniales y religiosos. Igualmente, estos recipientes también servían para guardar las cenizas de los muertos.


Hasta ahora, estos tesoros se encontraban en el Museo de América de Madrid, pero van a cambiar de residencia y por un motivo más que justificado: van a ser trasladados a dos laboratorios para ser estudiados con las últimas técnicas de observación y análisis no destructivo, en un proyecto auspiciado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la colaboración del propio Museo de América. Según ha explicado Alicia Perea, investigadora del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, el objetivo del proyecto es el estudio de las aleaciones de oro, plata y cobre, conocidas como tumbagas, y su relación con los procesos socioeconómicos de transmisión, innovación y cambio tecnológico en esta época histórica. La metalurgia del oro alcanzó en algunas regiones americanas cotas de excelencia técnica y artística, aunque aún queda mucho por investigar sobre los procedimientos empleados. Igualmente, se analizarán piezas procedentes de Costa Rica.

Según las mismas fuentes del CSIC, para realizar el estudio se buscará la caracterización de los objetos «mediante diversas técnicas de observación y análisis de carácter no destructivo, como la microscopía electrónica de barrido (MEB-EDS), la fluorescencia de rayos X (XRF) o las técnicas con haces de iones (IBA) generados en un acelerador de partículas». Dos centros de investigación participarán en el análisis: el Laboratorio de Microscopía Electrónica y Microanálisis del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, y el Centro de Microanálisis de Materiales de la Universidad Autónoma de Madrid, que dispone de un acelerador de partículas específicamente diseñado para objetos arqueológicos o artísticos. En el proyecto, que durará tres años y en el que se estudiarán 123 piezas, también colaboran el Instituto de Física de la Universidad Autónoma de México y la Fundación de Museos del Banco Central de Costa Rica.

Los Tesoros de Quimbaya fueron descubiertos en 1891 y forman parte del ajuar funerario de dos tumbas del Departamento de Quindío, en Colombia. Fue comprado por el entonces presidente de la República de Colombia, Carlos Holguín, para mostrarlo en la Exposición del IV Centenario del Descubrimiento de América de 1892 en Madrid, y luego fue donado a la Reina Regente española, María Cristina de Habsburgo, como muestra de agradecimiento por su mediación en un litigio fronterizo con Venezuela. De ahí pasaron al Museo de América, y de ahí a la mesa de análisis.

Fuente de información: ABC

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Época precolombina, Historia precolombina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s