Hallan cráneo de perro doméstico de más de 33 mil años

El hallazgo de un cráneo de perro conservado desde hace 33 mil años en una cueva en las montañas de Altai, Siberia, es una de las evidencias más antiguas de la domesticación de estos animales.

Junto con los restos hallados en una cueva de Bélgica, éstos indican que la domesticación de estos animales puede haber ocurrido en diferentes lugares geográficos, y no en un solo momento, concreto y único.

Es decir, los mejores amigos del hombre pueden tener su origen en más de un antiguo ancestro, contrariamente a lo que las pruebas de ADN indicaban.

“Tanto el caso belga como el de Siberia son especies domesticadas basadas en características morfológicas”, sostienen investigadores de la Universidad de Arizona, según despacho de Europa Press.

Cráneo de perro de hace más de 33 mil años hallado en Siberia.

Cráneo de perro de hace más de 33 mil años hallado en Siberia.

Rasgos. Esta afirmación, se basa en que los lobos tienen el hocico largo y delgado y los dientes no están apiñados, mientras que el proceso de domesticación resulta en un acortamiento del hocico, la ampliación de las mandíbulas y el amontonamiento de los dientes.

El cráneo de las montañas Altai está extraordinariamente bien conservado, lo que le permite a los científicos realizar mediciones múltiples del cráneo, dientes y mandíbulas.

“El argumento de que era un perro domesticado es bastante sólido. Lo interesante es que no parece ser un ancestro de los perros modernos”, agregaron los científicos, quienes recurrieron al Acelerador de Espectrometría de Masa de la Universidad de Arizona para determinar la edad del cráneo de Siberia.

El físico Greg Hodgins espera los resultados del espectrómetro de masas en la Universidad de Arizona

Los restos de este animal fueron ubicados como previos al período Ultimo Máximo Glacial registrado hace, aproximadamente, entre 26 y 19 mil años, cuando las capas congeladas de la última edad de hielo de la Tierra, alcanzaron su mayor extensión y modificaron dramáticamente los patrones de vida de los seres humanos y los animales.

Ni los linajes del ancestro belga, ni los del de Siberia parecen haber sobrevivido.

Sin embargo, los dos cráneos indican que la domesticación de los perros por los seres humanos ocurrió en repetidas ocasiones a lo largo de la historia en diferentes localizaciones geográficas, lo que podría significar que los perros modernos tienen antepasados múltiples en lugar de un único ancestro común.

“Lo interesante es que por lo general pensamos que la domesticación de vacas, ovejas y cabras, se produce como especies que producen alimentos a través de la carne u otros, tales como leche, queso y lana, y cosas por el estilo”, afirman los investigadores.

Los perros, en cambio, no fueron necesariamente un suministro de productos, sino útiles para la protección, como compañía y ayuda en la caza. Lo interesante es que esto parece haber ocurrido anteriormente a cualquier otra relación de humanos con animales.

Fuente de información:  La Voz del Interior

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Prehistòria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s