Hallan 33 enterramientos prehispánicos en Teotihuacan

En la periferia de la Zona Arqueológica de Teotihuacan, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron 33 entierros humanos con sus ofrendas de más de 1 450 años de antigüedad. La mitad de estos entierrros, consideran los especialistas, corresponde a población que pertenecía a la clase media.

El hallazgo se dio a 2 km de la Ciudadela del sitio prehispánico, durante los trabajos de exploración de cinco estructuras de las que ya se tenía conocimiento desde 1973.

La detección de la treintena de entierros como de los restos arquitectónicos, permite profundizar en las características de la organización social y urbana que tuvo la antigua metrópoli, así como de sus costumbres funerarias, informó el INAH en comunicado.

Las unidades arquitectónicas, que fueron denominadas como estructuras 10, 8, 2, 21 y 6Sa, se localizan en los ejidos de San Francisco Mazapa, Santa María Coatlán, San Sebastián Xolalpan y San Lorenzo Tlamimilolpa, en el municipio de Teotihuacan de Arista, estado de México.

De la treintena de entierros hallados -cuyas ofrendas en conjunto suman más de dos mil objetos líticos y 31 mil fragmentos de cerámica- destaca el del Edificio 8, donde se descubrieron 15 con restos óseos de mujeres, niños y neonatos que están siendo analizados, así como objetos ceremoniales, como un vaso esgrafiado lustroso del Golfo de México, que datan de 225 a 550 d.C.

Este punto, dijo el arqueólogo Gonzalo Morales Hernández, responsable de los trabajos en el sitio, era un área residencial teotihuacana ocupada por gente de clase media, dado que las características arquitectónicas de las que fueron las viviendas son parecidas a las que se han hallado en otros contextos de la antigua urbe: cuartos alrededor de un espacio abierto y patios para el culto doméstico.

Sobre los vestigios de objetos líticos y cerámicos que conformaban las ofrendas de los entierros, Gonzalo Morales dijo que de acuerdo con los estudios realizados, 90.5% de los 31 mil 307 tiestos cerámicos corresponde a las fases Tlamimilolpan y Xolalpan. Mientras que de los más de dos mil objetos líticos descubiertos, principalmente navajillas prismáticas, 63% corresponde a obsidiana verde-dorada procedente de un área de Pachuca, y 36% a fragmentos de obsidiana gris originaria de Otumba.

La investigación formó parte de un salvamento arqueológico realizado durante la construcción de un poliducto.

Fuente de información: El Universal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arqueologia, Época precolombina, Historia precolombina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s