Científicos españoles reconstruyen los cambios climáticos del siglo X con manuscritos árabes

Manuscritos escritos por eruditos árabes en la antigüedad pueden proporcionar una información valiosa sobre la  meteorología para ayudar a los científicos en la actualidad para reconstruir el clima del pasado, según revela un nuevo estudio.

La investigación, publicada en Weather,  analiza los escritos de los eruditos, historiadores y cronistas en Irak durante la Edad de Oro Islámica entre 816-1009 d.C. para probar la existencia de patrones climáticos anormales.

La reconstrucción de la climatología del pasado proporciona una ayuda para entender los fenómenos meteorológicos modernos y un contexto valioso para el cambio climático. Contamos con los árboles del mundo, los núcleos de hielo y el coral que proporcionan evidencia del clima pasado, pero no tenemos estudios científicos del pasado que corroboren esta información.

Hasta ahora los investigadores se han basado en registros oficiales que detallan los patrones del clima, como los informes de la fuerza aérea durante la 2 ª Guerra Mundial y los registros de los buques de siglo 18. Ahora, un equipo de científicos españoles de la Universidad de Extremadura han recurrido a fuentes documentales árabes de los siglos IX y X (3 º y 4 º en el calendario islámico).

“La información climática se recuperó de estas fuentes antiguas y se refiere principalmente a los fenómenos extremos que afectaron a la sociedad en general, tales como sequías e inundaciones”, dijo el autor principal Dr. Fernando Domínguez-Castro. “Sin embargo, también documentan las condiciones excepcionales en que se vivieron en la antigua Bagdad, como las tormentas de granizo, la congelación de los ríos o incluso casos de nieve.”

Bagdad era un centro comercial y científico en el mundo islámico antiguo. En 891 dC el geógrafo al-bereber Ya’qubi escribió que la ciudad no tenía rival en el mundo, con veranos calurosos e inviernos fríos.

Mientras Bagdad era un centro cultural y científico, muchos documentos antiguos se han perdido en una historia de invasiones y guerras civiles. Sin embargo, a partir de los trabajos de escritores, como al-Tabari (913 dC), Ibn al-Athir (1233 dC) y al-Suyuti (1505 dC) alguna información meteorológica se ha podido recastar.

Los manuscritos revelaron un aumento del  frío en la primera mitad del siglo X. Esto incluyó una reducción significativa de las temperaturas de los meses de julio de 920  y tres registros diferentes de nevadas en 908, 944 y 1007.

En comparación, el único registro de nieve en la actualidad, en  Bagdad fue en 2008, una experiencia única para la vida de los iraquíes. “Estas evidencias de frío repentino confirman el descenso de la temperatura durante el siglo X, inmediatamente antes del Período Cálido Medieval”, dijo Domínguez-Castro. “Creemos que la caída en julio de 920 dC pudo haber sido relacionado con una erupción volcánica grande, pero falta por confirmar esta idea.”

Para Domínguez-Castro. “La capacidad de reconstruir el clima del pasado nos proporciona un contexto útil para la comprensión histórica de nuestro propio clima. Esperamos que este potencial anime a los historiadores del mundo árabe y a los climatólogos para que trabajan juntos en aumentar los registros sobre el clima rescatados de todo el mundo islámico.”

Fuente de información: Science Daily | Paleorama en red

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s