Antropólogos investigan en Calatayud un cementerio de más de 1.500 años

Imagen de uno de los esqueletos desenterrados en la necrópolis de Valdeherrera (Calatayud)

Un equipo de antropólogos, en coordinación con arqueólogos, investigan las características raciales de un cementerio de hace más de 1.500 años que ha sido localizado en el término municipal de Calatayud, en los mismos terrenos que ocupó la ciudad celtíbera de Valdeherrera, cerca de lo que ahora es el campo de golf bilbilitano. La necrópolis, según los investigadores, correspondería a un núcleo habitado que quedó después de que Valdeherrera fuera abandonada como ciudad propiamente dicha.

Valdeherrera fue fundada por los celtíberos y, según los arqueólogos Manuel Martín Bueno y Carlos Sáenz Preciado, directores de las excavaciones, es la ciudad más extensa del mundo celtibérico conocida hasta ahora. El yacimiento se extiende por unas 40 hectáreas. Posteriormente, con la dominación romana, la ciudad incorporó los usos urbanísticos, políticos, sociales y económicos de los invasores. Se han localizado restos de lo que fue la Valderrera de la etapa romano-republicana, de entre finales del siglo II antes de Cristo a finales del siglo I de nuestra Era. Los arqueólogos han localizado restos de viviendas ocupadas por familias de clase alta, “con mosaicos de la época, decoración en paredes y techos al estilo pompeyano”, según ha explicado Martín Bueno.

Conforme avanzó el tiempo, Valdeherrera fue perdiendo peso como ciudad, a la par que Bílbilis -situada a unos seis kilómetros- se convertía en la ciudad romana de referencia en esta parte de la Península.

Los arqueólogos dan por hecho que la ciudad quedó abandonada, aunque posteriormente siguió ligada a núcleos habitados de menor entidad, época a la que corresponde la necrópolis que ha sido hallada. Se dio con ella el año pasado, pero en un principio solo se delimitaron veinte enterramientos. Sin embargo, tras el trabajo arqueológico de este verano, se ha comprobado que fue una necrópolis de un tamaño significativo, porque ya hay delimitadas unas cincuenta tumbas, según ha expliado Carlos Sáenz.

Los arqueólogos y los antropólogos están recuperando paulatinamente los restos óseos para, posteriormente, estudiarlos en el laboratorio. Uno de los aspectos que más interesan a los investigadores es identificar las características raciales de esos individuos, para trazar el “mapa sociológico” de quienes habitaron las tierras de Calatayud en aquel momento.

Fuente de información: ABC

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Antigua y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s