Descubren en Argiñeta restos del segundo poblado medieval de Vizcaya

El patrimonio medieval de Vizcaya es ahora un poco más rico. El primer examen arqueológico realizado sobre la necrópolis de Argiñeta ha hecho aflorar vestigios de un poblado junto a la ermita de San Adrián, a las afueras de la villa de Elorrio. Se trata de un hallazgo «excepcional», que de ser analizado serviría para aclarar cómo eran los pueblos en la Vizcaya medieval. Este poblado sería también, junto con el localizado hace dos años en Gorliz, los únicos del altomedievo ubicados en la provincia.
El poblado se ha descubierto en la zona norte de la necrópolis, uno de los enclaves más conocidos por su colección de tumbas y estelas funerarias, las más antiguas se tallaron hace cerca de 1.400 años y constituyen los testimonios escritos más antiguos de la presencia cristiana en el territorio. Según el arqueólogo José Luis Solaun, el asentamiento supone un hito «sorprendente» en Vizcaya, puesto que «la propia topografía de la zona, la espesa vegetación y el área montañosa» dificulta este tipo de hallazgos.
El equipo encargado del estudio arqueológico, que es el mismo que llevó a cabo las tareas de investigación en la catedral de Santa María de Vitoria, dio con una docena de agujeros donde se instalaban los postes de las viviendas construidas a base de barro, madera y paja.

Ampliación de los sondeos

Si bien se desconoce qué tipo de viviendas eran y a qué fecha exacta pertenecen, «creemos que podían ser de los siglos VIII y IX» y corresponderían a las personas que habían sido enterradas en el cementerio anexo hallado también durante los sondeos y que, según confirmó Solaun, sí data de esa época. En el área funeraria, similar a las existentes en Mundaka o Garai, se han encontrado sepulturas medievales y alhajas de piedra.
Los resultados de esta prospección saldrán a la luz el próximo mes de febrero y los expertos confían en que se decida ampliar los sondeos a otras zonas de la necrópolis.
Con este análisis en la mano, el Consistorio de Elorrio, en colaboración con el departamento foral de Cultura, pretende dar valor con fines turísticos la necrópolis de Argiñeta que, a pesar de su nombre, no es ningún cementerio sino una veintena de tumbas y media docena de estelas rodeadas por un cerco de losas que desde mediados del siglo XIX conforman un paisaje único junto a la ermita de San Adrián.
Los detalles de este hallazgo y su futura repercusión en el patrimonio vizcaíno serán expuestos el próximo martes en la cita que el Ayuntamiento de Elorrio ha convocado a las siete y media de la tarde en Iturri Kultur Etxea.
Fuente de información: El correo
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia, Historia Medieval y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s