Nuevas evidencias sobre el impacto del clima en las sociedades del pasado

Foto: Diagrama histórico de temperaturas y precipicitaciones en Europa
El clima anual de verano en Europa ha sido resuelto, por primera vez, al haberse reconstruido a lo largo de los últimos 2.500 años. Los anillos de los árboles revelan los posibles vínculos entre la variabilidad climática del pasado y los cambios en la historia humana. El cambio climático coincide con períodos de crisis socioeconómicas, culturales y políticas, relacionadas con las migraciones bárbaras, la Peste Negra o la Guerra de los Treinta Años.
Un equipo internacional de investigación formado por arqueólogos, climatólogos, geógrafos e historiadores, dirigidos por Willy Tegel (de la University of Freiburg y del Institute for Forest Growth) y Ulf Büntgen (del Swiss Federal Research Institute WSL, foto a la izquierda) compararon las variaciones del clima de verano en Europa con acontecimientos sobresalientes y episodios de la historia humana.                                                                                                                            Su estudio, publicado el pasado 13 de enero de 2011 en la versión online de la revista Science, proporciona nuevas evidencias de que la riqueza agraria y el crecimiento económico global pueden haber sido afectados por el cambio climático.
Los investigadores reconstruyeron la historia de las precipitaciones y la temperatura de los veranos de Europa central durante los últimos 2.500 años, ampliando el registro en 1.000 años más que los anteriores estudios realizados sobre el pasado. Sus resultados se basan en las mediciones de los anillos de crecimiento anual de miles de muestras de árboles sub-fósiles, arqueológicos, históricos y vivos, de Alemania, Francia, Italia y Austria.
La información sobre el clima almacenado en estos árboles permite la comparación de las precipitaciones naturales y las fluctuaciones de temperatura con el desarrollo de las sociedades europeas. El clima de verano en Europa durante la época romana, hace aproximadamente 2000 años, fue relativamente cálido y húmedo y se caracterizó por una menor variabilidad. El aumento de las variaciones climáticas, en torno al período 250-600 d. C., coincide con la desaparición del Imperio Romano de Occidente y la crisis excepcional del período de migraciones durante la cual se reordena, sustancialmente, la población del continente.
Foto: Subfósil de roble del S. VI d. C. en la orilla del rio Marne, en el noreste de Francia (Tegel W.).
Foto: Techumbre del S. XII. Chalon, NE de Francia (W. Tegel).
El nuevo estudio también reveló que los veranos húmedos y suaves estaban en paralelo al rápido crecimiento cultural y político de la Europa medieval, mientras que un clima desfavorable puede haber jugado un papel importante en las condiciones de salud subyacentes que contribuyeron a la devastadora crisis económica que surgió en el marco de la pandemia de la Peste Negra en el S. XIV.
Más recientemente, unos mínimos de temperatura en los siglos XVII y XIX coincidió con el abandono de asentamientos poblacionales a gran escala durante la Guerra de los Treinta Años, así como con las modernas migraciones de masas de población de Europa hacia América.
Foto: Ilustración de la Peste en la Biblia de Toggenburg (1411)
Las variaciones hidroclimáticas del pasado pueden haber superado la magnitud y duración de las variaciones observadas en tiempos modernos. La situación es diferente, sin embargo, para la temperatura, tal como el calentamiento reciente a finales del S. XX y principios del S. XXI, que aparece sin precedentes con respecto a los últimos 2.500 años.
Los autores hacen notar, no obstante, que tales estudios comparativos no se pueden utilizar para indicar una relación directa y simple entre la variabilidad del clima y la historia de la humanidad. Su detallada historia paleoclimática añade, sin embargo, nueva credibilidad a la idea de que la variabilidad del clima puede afectar a la sociedad humana. Haciendo sonar una nota de advertencia, los investigadores sugieren que el previsto cambio climático global puede afectar a las sociedades humanas mucho más de lo esperado actualmente, y que los vínculos causales complejos entre los cambios climáticos del pasado y las respuestas humanas requieren urgentemente más investigación.
Fuente de información: Science Daily | Terrae Antiqvae
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Arqueologia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s